UPCN denuncia que la Directora del Hospital de Sierra Colorada renunció por acomodos

Según UPCN, la designación arbitraria de tres enfermeros por una “referente local” de Juntos Somos Río Negro en el Hospital de Sierra Colorada generó la renuncia de su directora, la Dra. Griselda García, lo que ocasionó que  los agentes hospitalarios se autoconvocaran en asamblea y denunciaran el hecho y otras problemáticas sin respuesta que vienen acarreando.

Los autoconvocados reclaman además la no recepción de medicamentos esenciales para la población más vulnerable; la reducción (de 4 a 2) de las visitas a zonas rurales y el ‘congelamiento’ del presupuesto hospitalario, remarcando además falencias en traslados y en derivaciones de IProSS.

“En pleno proceso de designación de tres enfermeros para el hospital y en una actitud despótica e intolerable en tiempos democráticos, una referente local de JSRN se interpuso indicando a la directora del nosocomio -Dra. Griselda García- que ‘debía coordinar los nombramientos con ella’, pretendiendo imponer partidariamente la incorporación de personas y llevando hacia atrás todo el procedimiento iniciado. Ante el atropello, la directora del hospital se negó al ‘mandato partidario’ y renunció al cargo. Los agentes hospitalarios se autoconvocaron en asamblea y denunciaron el hecho y otras problemáticas sin respuesta que vienen acarreando.
Cabe destacar que el nombramiento de los tres enfermeros (potestad exclusiva del hospital y no de una autoridad partidaria) cuyos currículums fueron escogidos por el jefe de enfermería y la jefa técnica del sector de acuerdo a perfiles profesionales y estrictas necesidades del nosocomio, ya había sido autorizado por el propio ministro e incluso, se habían iniciado los trámites administrativos pertinentes.
Junto a la denuncia, los trabajadores revelan serias falencias que visibilizan ‘el colapso de la Salud Pública provincial’. Manifiestan que se ‘pone en peligro la vida de los vecinos’ ya que el principal receptor de las derivaciones locales (Hospital de Gral. Roca) presenta dificultades y retardos en la admisión de pacientes por lo que ‘la forma escalonada de derivación ha dejado de funcionar’. También las derivaciones realizadas a través del IPPROS se demoran por los ‘trámites burocráticos que no contemplan la emergencia’ y ponen en riesgo la vida de las personas. Los agentes reclaman además la no recepción de medicamentos esenciales para la población más vulnerable; la reducción (de 4 a 2) de las visitas a zonas rurales y el ‘congelamiento’ del presupuesto hospitalario (en $50.000 mensuales desde el año 2014), según lo expresan los propios trabajadores en el texto de pronunciamiento de la asamblea del pasado viernes.
Desde la UPCN apoyamos la denuncia y graves reclamos de los compañeros, rechazamos y repudiamos junto a ellos el abuso de autoridad, la falta de transparencia y garantía de funcionamiento de la institucionalidad y el recorte presupuestario para las instituciones de la Salud Pública rionegrina. También exigimos el reconocimiento de la independencia institucional en la selección de los recursos humanos, cuestión que incumbe directamente al hospital y en base a estrictas necesidades de salud y perfiles idóneos y profesionales y no a ningún referente partidario de JSRN ni de ningún partido.
Los trabajadores de Salud Pública del Hospital de Sierra Colorada se declaran en asamblea permanente hasta tanto se resuelva oficialmente la situación.”