“Sólo dictadores ha eliminado el ministerio de Salud”

El Secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Río Negro se expresó en relación al ajuste que implementó el Presidente Macri en los ministerios de Gobierno. Hizo hincapié, en especial, en la degradación de la Salud Pública a secretaría de Estado: “Sólo dictadores han eliminado el ministerio de Salud”, dijo.
Para el dirigente no es casual que haya sido el dictador Pedro Aramburu quien rebajase el rango de la salud pública, luego de que Ramón Carrillo la ascendiera a ministerio por primera vez en la historia. Ni que tampoco lo hiciera el dictador Juan Onganía, ni que el menemismo lo haya intentado.
“Son 17 los programas de alcance nacional que tiene el Ministerio de Salud. Ya lo han dicho los trabajadores profesionales: es imposible la coordinación, articulación y complementación del sistema público de salud entre el Estado nacional, las provincias, los municipios y el sector privado, sin un ministerio nacional de Salud”, agregó Aguiar.
Si bien todavía no hay precisiones sobre el ahorro que pretende embolsillar Cambiemos con la desaparición del ministerio, Aguiar dio por descontada la multiplicación de escándalos como la discontinuidad de la vacuna de meningococo para los niños de 11 años en hospitales públicos rionegrinos.
“Para la provincia de Río Negro, un ajuste de Nación tiene implicancias de alto impacto, porque sus programas contienen la atención de personas no contributivas, prestaciones por discapacidad, salud mental, diálisis, trasplantes, cardiopatías congénitas, hemofilia y enfermedades poco frecuentes”, señaló el secretario general de ATE.
El financiamiento del Ministerio de Salud distiende el ahogo presupuestario que arrastra la provincia, en el que el 88% se destina exclusivamente al pago de salarios. En 2018, el presupuesto local fue de 4700 millones de pesos.
Las políticas neoliberales del Presidente Macri trasvasan las fronteras provinciales por imposición o anuencia de los gobernadores, y en este sentido, Río Negro ha dado un paso regresivo muy importante los últimos días, con la adhesión a la Cobertura Universal de Salud: un verdadero Caballo de Troya que ha fundido la Salud Pública en varios países de América latina.