Protesta de ATE en Bariloche

Los trabajadores de la Administración de Parques Nacionales (APN) organizados en ATE profundizaron hoy las medidas de fuerza y se trasladaron a la Coordinación de Lucha contra Incendios Forestales (CLIF) en Bariloche para demandar respuestas al presidente de la APN, Eugenio Breard, sobre una serie de demandas fundamentales para el sector, como es la regularización contractual de la mitad de la planta de empleados. Asimismo, exigieron un sueldo acorde a la canasta familiar y la reapertura de las paritarias.

“Seguiremos incrementando las medidas de fuerza y trasladándonos a diferentes sectores de Parques Nacionales para visibilizar nuestra lucha. Estamos por arrancar una nueva temporada y seguimos sin respuestas a demandas básicas”, dijo el delegado de ATE José Luis Quintriqueo.

Se trata de al menos mil los empleados pertenecientes al organismo con contratos precarios en todas las áreas protegidas en la Argentina.

“Vamos se seguir con las protestas hasta ser convocados por las autoridades de parques, ya que por el momento solo han hecho silencio”, completó Quintriqueo.

El sindicato inició el reclamo el lunes en las puertas de la Intendencia de Parques de esta ciudad, ya que los trabajadores solo han recibido mentira tras mentira: promesas que nunca se concretaron, tales como el pase a planta, concurso y carrera para brigradistas, aumento de salario.

Como denunció Sebastián Pargade, delegado de ATE en la APN “en las reuniones mantenidas desde el inicio de su gestión, la presidencia de Parques prometió cosas que no cumplió. Juega con las ilusiones de cientos de trabajadores con contratos renovables, que no saben si en tres meses seguirán con empleo, amparado en una irregularidad contractual sin fin”.

También se expresó en ese sentido Damián Méndez, trabajador de la APN: “Hay una situación de maltrato de este funcionario, como la que tienen los gerentes de algunas multinacionales con sus empleados. Nosotros ponemos en riesgo la vida, pero eso no se valora en términos salariales ni de estabilidad laboral. Somos carne de cañón”.