Planta nuclear: CTA exige a Weretilneck que “cumpla con su palabra”

Luego del encuentro que el presidente Mauricio Macri mantuvo con el gobernador Alberto Weretilneck en Villa La Angostura, donde insistió para reflotar el proyecto de la central nuclear, desde la CTA reclamaron al mandatario provincial que “cumpla con su palabra” y se oponga a esta posibilidad.

La central obrera señaló que Macri, además de presionar sobre el gasto fiscal y el déficit provincial, volvió a la carga con la instalación de la central china en Sierra Grande y reclamó al gobernador rionegrino que no se someta a las presiones de Macri y sostenga la palabra y la decisión de no habilitar la instalación de este proyecto.

Además, consideraron “bochornosa” la consulta popular que lanzó el intendente de Sierra Grande, Nélson Iribarren, como fundamento suficiente para demostrar una supuesta licencia social.

“Exigimos a Weretilneck que cumpla con su palabra y no permita la instalación de la Central Nuclear en Sierra Grande. El pueblo se expresó masivamente al respecto y no queremos este proyecto que en nada nos beneficiaría a los rionegrinos”, reclamó Manuel Hermida, secretario adjunto de la CTA Autónoma de Río Negro.

El dirigente completó señalando que “está clarísimo que la consulta de Iribarren no puede ser tomada como parámetro. Se extorsionó, apretó y presionó para que la gente vote a favor; se financió el ‘Sí’ y se impidió la expresión del ‘No’; no se permitió la fiscalización del comicios y finalmente sólo 1 de cada 4 vecinos fue a votar”.

“Si Weretilneck y Macri toman esta consulta como válida será un retroceso enorme de la democracia y estarán gobernando de facto, valiéndose de un proceso claramente fraudulento”, concluyó el dirigente sindical.

Cabe destacar que desde la central obrera, como desde ATE, se plantea con fundamento la oposición al proyecto “llave en mano”.

Por un lado, señalan que instalar la central nuclear profundizaría la dependencia tecnológica y científica, en tanto que la participación de los cuadros científicos locales sería escasa o casi nula, se incrementaría el endeudamiento externo en más de 7.000 millones de dólares y se dejarían truncos los proyectos desarrollados a nivel nacional.

En esta línea, las entidades sindicales realizaron un paro total de actividades durante 24 horas en rechazo al megaproyecto chino, durante el 2017 y un sinnúmero de actividades de protestas. También hubo acciones espontáneas, multisectoriales, de debate y consulta.  En todas, masivamente, el pueblo se manifestó en contra del proyecto nacional.

Por otro lado, los gremios recordaron que las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) sirvieron para dejar en claro la postura del conjunto de la sociedad. El partido del Gobierno Provincial, que llevaba a la central nuclear como bandera, terminó en cuarto lugar y también hizo una mala elección la candidata de Cambiemos.

“Se debe cuestionar que, además, sobre la central china el Gobierno nunca dijo toda la verdad, ocultando a la ciudadanía el verdadero negociado con el Estado y empresariado chino. Está visto que nuestro país no necesita una planta nuclear de este tipo. Ninguna empresa de Argentina demanda 1.000 megavatios (MW) para funcionar, lo que hace suponer que, en realidad, la planta se instalaría para que luego los chinos exporten y vendan energía a todos los países del continente americano y del Caribe”, finalizaron.