Para ATE el balance fue positivo

A pocos días de finalizar el año, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE)señaló que el 2018 ha sido un período muy positivo, ya que no existieron despidos, se puso fin al sistema de becas y fue sancionada una nueva ley de la Función Pública que se transformó en uno de los avances centrales.
“El balance de este 2018 para los estatales es altamente positivo. A diferencia de lo que ocurrió en el resto del país, aquí no hubo despidos, con mucha lucha le pusimos fin a las becas y logramos que se vote una nueva ley de la Función Pública que democratizó el Estado rionegrino para siempre”, sintetizó el secretario general de ATE y CTA Autónoma de Río Negro, Rodolfo Aguiar.
“Fue en este año también que obtuvimos numerosas conquistas, como una actualización del 122% en las asignaciones familiares, el incremento de otros adicionales, el pago por primera vez de un bono de fin de año a todos y un aumento salarial que rija ya con los haberes de enero”, continuó el dirigente.

“Son muchos los desafíos para el próximo año, pero sin dudas uno de ellos es el de mejorar nuestro vínculo con UPCN. Si ambas organizaciones mantienen diferencias, los perjudicados no son los dirigentes, sino los trabajadores”, concluyó Aguiar.
El sindicato valoró que el largo proceso de lucha que llevaron adelante los estatalespermitió durante 2018 que se emitiera el decreto 1976 para contratar a la totalidad de los casi 700 trabajadores becados que se quedaban prestando servicios y terminar de esta manera con la precarización laboral en la administración pública.
ATE consideró que la votación unánime en la Legislatura de la Ley 5277 llevada a cabo en el mes de mayo y mediante la cual se modificó el Consejo de la Función Pública significó uno de los mayores avances logrados por los estatales en las últimas décadas, ya que permitió la democratización definitiva del Estado rionegrino y terminó con un régimen inconstitucional que se mantuvo vigente durante mucho tiempo en la provincia, discriminando gravemente a decenas de miles de agentes.
Desde el gremio, además, se marcaron otros logros que permitieron durante el año mejorar las condiciones de todos los empleados públicos que dependen del Ejecutivo, como el 70% de aumento para indumentaria, el 122% de incremento en las asignaciones familiares, un nuevo directorio para el IPAP, la modificación del cronograma mensual de pagos incorporando a porteros en primer término e incluyendo guardias y horas extras de salud, la suba del 270% en promedio de los adicionales por operador para Desarrollo Social y la SENAF, la recuperación de la deuda de 120 millones que el IPROSS mantenía con los hospitales, el acuerdo para el pase a planta permanente de 2.800 trabajadores, el pago por primera vez de un bono de fin de año de $ 7000para todos y un acuerdo salarial que repercutirá ya con los haberes de enero.
Por último, desde ATE se indicó que uno de los principales desafíos que mantendrá la organización durante el año entrante es mejorar su vínculo y convivencia con UPCN, a los efectos de alcanzar mayores beneficios y lograr la plena jerarquización del empleo público en Río Negro, cuestiones posibles sólo si se pueden articular estrategias y reclamos conjuntos frente a la patronal.