Múltiples manifestaciones por la muerte de Gualberto Solano

Diversas entidades sindicales se manifestaron hoy al conocerse la triste noticia de la muerte de Gualberto Solano, padre de Daniel, el joven salteño desaparecido desde 2011 en el Valle Medio rionegrino.

Solano murió esta madrugada tras permanecer internado de gravedad en el Hospital San Bernardo de la provincia de Salta, de donde era oriundo. Pasó los últimos siete años de su vida luchando para conseguir justicia tras la desaparición de su hijo, un trabajador golondrina de la empresa Agrocosecha, tercerizada de Expofrut.

Actualmente hay siete policías con prisión preventiva (tres de los cuales fueron liberados), acusados de secuestrar, golpear y asesinar al joven, además de otros 22 imputados y 13 procesados.

“La posibilidad de organizarse y reclamar conjuntamente con sus compañeros por este fraude laboral -se les pagaba mucho menos de lo que se les había asegurado en su lugar de origen y se les retenían sumas indebidamente-  así como de denunciar los contratos abusivos junto con las pésimas condiciones laborales y de vida a las que se veían sometidos, bastó para alertar el oscuro entramado de empresarios, políticos, la Justicia y la Policía, partícipes necesarios de la desaparición forzada de Solano, quien fue visto por última vez en el local bailable Macuba, de donde fue llevado por la policía el 5 de noviembre de 2011”, denunció la CTA Autónoma.

Señalaron que desde entonces “la familia de Daniel Solano comenzó una peregrinación en busca de Justicia que los llevó a instalarse en Río Negro por largos años, justo al abogado Sergio Heredia y padecer el más duro calvario: huelgas de hambre, instalación de carpas, noches a la intemperie, búsqueda incesante frente a un Estado mudo, fueron horadando seguramente en la salud de Gualberto, que se fue de este mundo sin encontrar el cuerpo de su hijo a quien buscó en desiertos, lagunas y ríos y viendo que aún los presuntos culpables gozan de la más absoluta impunidad que les habilita la justicia que los protege”.

El 25 de enero de este año comenzó el operativo en el jagüel, donde se sospecha que estarían los restos de Solano. El trabajo se realizó dos años y medio después que fuera solicitado por primera vez. Asimismo, este 20 de febrero inició el juicio a los siete efectivos de la Policía de Río Negro acusados de  privación ilegal de la libertad y posterior homicidio del joven trabajador. “Gualberto pudo ver por primera vez cara a cara a los presuntos asesinos de su hijo. En aquella oportunidad manifestó los largos años que llevaba de lucha para obtener justicia y encontrar el cuerpo de Daniel, a quien quería llevar de regreso a casa”, dijeron.

“Gualberto murió luchando hasta su último aliento. No pudo ver su causa concretada. Pero son muchos los que continuarán su legado y no bajarán los brazos hasta que todos los culpables estén presos y por fin haya Justicia. La Central sostiene junto a ellos las banderas y la lucha en memoria de Daniel Solano, y ahora también de su padre”, señalaron.

“OTRA MUERTE ESTATAL”

Desde la CTA de los Trabajadores también lamentaron la muerte de Gualberto. “Es otra muerte estatal”, dijeron y agregaron que “no pudo encontrar el cuerpo de su hijo ni lograr la condena de los asesinos”.

“Lo vimos hace pocos días en las audiencias en Fiske Menuco, por la desaparición de su hijo. Con su andar sereno, su búsqueda por justicia fue constante, desde hace 6 años y medio hizo lo imposible para saber algo de su hijo. Conoció el complejo entramado donde se vincula el poder policial con el económico, encarnado en la estafa laboral que sufría de parte de Expofrut y la empresa Agro Cosecha”, recordaron.

Desde la CTA de los Trabajadores lamentaron la pérdida de Gualberto: “Nos solidarizamos con su familia y planteamos una vez más nuestra firme lucha por la memoria, verdad y justicia”.

“LA TRISTEZA SE CONVIERTE EN COMPROMISO”

“La desaparición de Solano dejó al descubierto muchas irregularidades, incluso mezcladas con intereses económicos”, dijeron desde la UNTER.

Señalaron que “de la causa original se desprendieron más de 20 investigaciones paralelas por desaparición de personas, trabajo esclavo, trata de personas, connivencia policial, empresarial, judicial y política, desprecio a comunidades originarias y a inmigrantes”.

“Gualberto encabezó el reclamo de justicia y la búsqueda de su hijo Daniel. Lo vimos y compartimos con él en el acampe que realizó frente al Juzgado Nº 30 de Choel Choel y en una de las jornadas en el Jagüel. La tristeza e impotencia, porque falleció sin encontrar el cuerpo de su hijo, se convierte en compromiso por justicia y denuncia en contra de la impunidad. Gualberto y Daniel Sonalo, ¡Presentes!”, manifestaron.