Masivas marchas en contra del ajuste

Miles de manifestantes colmaron las calles de las principales ciudades rionegrinas para rechazar el ajuste a medida del FMI que viene imponiendo el Gobierno de Mauricio Macri y que el Ejecutivo plasma con detalle en el Presupuesto 2019 enviado al Congreso Nacional.
Como señaló el secretario general de ATE y CTA Autónoma de Río Negro, Rodolfo Aguiar: “Si se aprueba este presupuesto nacional se convalida el acuerdo con el FMI, se profundiza el ajuste y el recorte del gasto público no va a tener fin”.
“En la Patagonia nos están quitando el derecho a tener derechos. Existen vastos sectores sociales que ya tienen dificultades para poder cargar nafta, pagar el colectivo, comprar medicamentos o directamente comer”, describió el dirigente.

Es así que con una impresionante movilización en Viedma, General Roca y Bariloche, se coronó con éxito la primera jornada de este paro de 48 horas lanzado por la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), que desde las primeras horas del día, con el 95% de adhesión a la medida, paralizó toda la administración pública en Río Negro.
Los últimos anuncios dejan claro que el Gobierno, lejos de escuchar al pueblo que ya no sabe cómo llegar a fin de mes, sigue ajustando sobre los eslabones más débiles, recortando derechos adquiridos -como el plus por zona desfavorable que se ve afectado en el presupuesto 2019- quitando presupuesto de áreas claves, como es salud, degradando el Ministerio a Secretaria, y despidiendo a miles de trabajadores en las distintas áreas del Estado, en un contexto donde  la inflación no se detiene y las cuentas siguen llegando a los hogares con impagables tarifas.
Es por esto que el Sindicato demanda paritarias libres y sin techo, un aumento de emergencia para todos los jubilados, que se mantengan inalterables los derechos a la zona austral, los beneficios por zona diferencial en las asignaciones familiares y que sea eliminado el impuesto a las ganancias sobre los salarios de los trabajadores.
Cabe destacar que durante estas 48 horas los organismos nacionales mantienen cerradas sus puertas, los hospitales funcionan con guardias mínimas, las escuelas no tienen clases por la adhesión de porteros, los centros asistenciales del Desarrollo Social y la SENAF se encuentran con personal reducido y no hay atención al público en otras dependencias como Registros Civiles, de la Propiedad Inmueble, Personas Jurídicas, Obras Públicas, Turismo, Ganadería, Pesca y la propia Casa de Gobierno, entre otras.