IPROSS: ATE apuntó contra el gobierno y la corporación médica

Tras el corte de prestaciones a la obra social provincial IPROSS, desde ATE cosndieraron que decenas de miles de trabajadores estatales “son rehenes de la pésima gestión” que lleva adelante el gobierno y de “los voraces e inescrupulosos intereses económicos de las corporaciones médicas en la provincia”.

Por otro lado, el gremio señala que el presidente del IPROSS, Claudio Di Tella “no puede hablar de una red paralela o alternativa de prestaciones y menos aún mencionar como posibles prestadores a los hospitales, ya que la crisis que atraviesa el sistema sanitario público en Río Negro es aguda y ni siquiera puede resolver las demandas normales y habituales de la población sin cobertura”.

La entidad sindical sospecha que la pelea entre las autoridades del organismo y los representantes de las clínicas y sanatorios “solo sea una puesta en escena, ya que el gobernador, Alberto Weretilneck, ha mostrado permanente cercanía y fuertes vínculos con el sector privado de la salud, colocando al frente de la obra social como presidente a un exitoso empresario del ramo, que siempre formó parte del grupo de presión que se quedó con gran parte de los recursos económicos del IPROSS y del PAMI”.

Desde ATE se alertó también sobre el comportamiento “abusivo e inmoral” de la Federación de Clínicas de Río Negro (FECLIR) ya que “permanentemente incumplen con las obligaciones que contraen y a pesar de cobrar mediante un sistema de cápitas, no aseguran una atención de calidad en tiempo oportuno, subprestando servicios y asegurándose porcentajes de ganancias mensuales inmorales”.

Asimsimo, el sindicato manifestó que “el propio gobierno es el principal responsable de los recurrentes cortes de servicios y achique de prestaciones”. Y explicaron: “por un lado, porque es el principal evasor y no aporta a la obra social de acuerdo a los salarios reales que paga mensualmente, ya que el 60% de la estructura de los ingresos de los empleados públicos en la provincia está ‘en negro’ y compuesta por sumas no remunerativas. Tampoco aporta por los becados”.

Además, denunciaron que “el Poder Ejecutivo se ha negado sistemáticamente a dotar de autonomía política y autarquía financiera a la obra social, determinando que todos los aportes de los trabajadores vayan a parar a rentas generales y sean utilizados con otras finalidades distintas a las que le dan origen”.

“PUSIERON EL ZORRO EN EL GALLINERO”

“Este nuevo corte de prestaciones no debe sorprender a nadie, porque el gobierno ha puesto al zorro a cuidar el gallinero. Este enfrentamiento con las clínicas es una puesta en escena. Los trabajadores estamos siendo rehenes de una pésima gestión y de los inescrupulosos intereses económicos de las corporaciones médicas”, advirtió Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE y CTA Río Negro.

“Que Di Tella hable de una red prestacional paralela es mentirle descaradamente a los rionegrinos. Solo aplicando el sentido común nos damos cuenta que los hospitales no pueden resolver ni siquiera la demanda normal y habitual de la población”, señaló Aguiar.

Reclamó que “esto se soluciona dando autonomía y democratizando la obra social. Hasta que no se elija un directorio por el voto directo de los afiliados, el IPROSS seguirá siendo utilizado por los políticos. Hoy es el propio gobierno quien desfinancia a la obra social”.

EL GOBIERNO “GARANTIZÓ” LA ATENCIÓN

Desde el gobierno se indicó que está “garantizada” la prestación a sus afiliados, más allá del corte de servicios dispuesto por FECLIR.

Se acordó la atención de los afiliados en la Fundación Médica de Cipolletti y de Neuquén, mientras que también se ha acordado con otras instituciones de salud de Neuquén para la realización de las cirugías u otro tipo de atenciones complejas de urgencia. Estos privados se suman al sistema público de salud que seguirá atendiendo a los afiliados al IPROSS.

De esta manera, según el gobierno, “se aseguró la atención médica ambulatoria” en las instituciones privadas. “En el resto de la provincia, la atención en las instituciones privadas se sigue desarrollando en forma normal”, aclararon.