Bono de 5000 pesos para estatales rionegrinos

Durante la reunión del Consejo de la Función Pública celebrada hace instantes en el ministerio de Economía en Viedma, ATE Río Negro logró un bono de $5000 para los trabajadores del Estado de la provincia, en compensación por la pérdida de poder adquisitivo registrada tras la brutal devaluación posterior al 11 de agosto. El pago se efectivizará de manera complementaria al salario el 20 de octubre.

De esta manera, el sindicato pudo equiparar durante la única paritaria provincial reabierta en el país el paliativo decretado por Casa Rosada para los estatales nacionales, que supera al entregado por otros distritos en la Argentina.

“La lucha de los trabajadores permitió que seamos la primera provincia en reabrir paritarias luego de la debacle económica posterior a las PASO y acceder al bono para compensar inflación que ya otorgó el Estado nacional”, señaló el secretario general de ATE, Rodolfo Aguiar.

Además, el gremio reclamó y acordó una nueva audiencia en octubre para establecer la corrección de acuerdos anteriores y la actualización salarial necesaria de cara al último trimestre del año. La convocatoria se realizará luego de conocido el IPC de septiembre informado por el INDEC. ATE defendió que el estado de negociación debiera mantenerse de manera permanente.

“El deterioro de los ingresos ha sido muy grave y por eso es necesario que la paritaria se mantenga abierta de manera permanente. Apenas conocida la inflación oficial de septiembre, se debe fijar una nueva audiencia para corregir acuerdos anteriores y seguir actualizando los salarios en el último tramo del año”, agregó el dirigente.

ATE llegó a esta instancia luego de dos paros de 24 horas con movilizaciones sobre las principales rutas de la provincia y el llamado a profundizar las medidas de fuerza con una huelga de 48 horas para esta semana, que fue levantada apenas el Ejecutivo convocó a la Función Pública.

Es que la intención del Gobierno era convocar a negociaciones para la segunda quincena de octubre, lo que hubiese deteriorado por sobre manera la capacidad de compra de los trabajadores ante la corrida cambiaria posterior a las PASO.