Bancarios: fracasó la paritaria y podrían volver los paros

La Asociación Bancaria anunció un nuevo fracaso en la reunión paritaria con las cámaras empresarias. El 1 de febrero realizarán un encuentro de secretarios generales para definir las medidas de acción sindical. A esto se suma la decisión del gobierno de eliminar la “cuota solidaria” que aportaban los no afiliados.

Los bancarios recibieron la semana pasada el mismo ofrecimiento paritario de audiencias anteriores: un incremento en los sueldos del 9% sin cláusula gatillo, según informaron a través de un comunicado donde advirtieron que “se agota el plazo” y que podrían volver los paros en todos los bancos del país.

La entidad denunció que existe “tráfico de influencias, prevaricato y sucia complicidad”, a la vez que advirtió que “se agotan todos los plazos”.

El Secretariado General Nacional, encabezado por Sergio Palazzo, expresó que el encuentro de la comisión paritaria en la cartera laboral “no produjo más que nuevas audiencias de influencias, prevaricato y sucia complicidad entre las entidades financieras, el Banco Central (BCRA) y la cartera laboral”.

“Los bancos no modificaron su propuesta de 9% de aumento anual para 2018 y no ofrecieron tampoco respuestas sobre los numerosos puntos propuestos para la paritaria. Trabajo y el Central -sometido al interés de la banca privada- solo convocaron a nueva reunión para el día 30 y, además, promueven de forma decidida acciones para dañar a los trabajadores de la actividad y a su organización sindical”, puntualizaron.

Los dirigentes aseveraron que mientras no se firme un nuevo acuerdo salarial regirá el de 2017, y ratificaron que ello implica ejecutar de forma mensual y retroactiva “la cláusula gatillo”, es decir, en enero -como ocurre- en relación con la evolución del Índice de Precios al Consumidor de diciembre último y, del mismo modo, los meses siguientes.

“Pero el plazo es enero. Nada distraerá a La Bancaria del objetivo de renovación del acuerdo salarial. El próximo 1 de febrero deliberará el plenario de secretarios generales para determinar las necesarias medidas de acción gremial”, señalaron los dirigentes.

ELIMINAN LA “CUOTA SOLIDARIA”

Además, el Ministerio de Trabajo eliminó una de las fuentes de financiamiento del gremio. Se trata de la “cuota solidaria”, que debían aportar los trabajadores del sector no afiliados al sindicato, en forma compulsiva, establecida en el convenio colectivo de trabajo.

La medida fue publicada este viernes en el Boletín Oficial, a través de la Resolución 2-E/2018 con firma del Secretario de Trabajo de la Nación, Horacio Pitrau. La derogación del aporte del 1% de los sueldos de los no afiliados se da en medio de la discusión.

Desde la cartera laboral se argumentó que “dicha contribución solidaria resulta ser un aporte que, si bien la ley lo considera obligatorio para todos los trabajadores no afiliados, posee como características el ser extraordinario, es decir no permanente, como si lo es lo cuota sindical que mensualmente se retiene a los trabajadores afiliados”.

Por eso, el Ministerio de Trabajo explicó que “habiéndose vencido el plazo de vigencia de los acuerdos por los cuales se pactaron los aportes solidarios, no corresponde continuar reteniendo dichos aportes a los trabajadores no afiliados a la entidad sindical, todo ello en aras a defender no solo su salario y el carácter alimentario que posee el mismo, sino también los derechos que podrían verse vulnerados por la aplicación en el tiempo de una cláusula que se encuentra actualmente vencida”.