ATE firmó el pase a planta de 2800 estatales provinciales

En uno de los mayores logros del año, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) firmó con el Poder Ejecutivo provincial el pase a la planta permanente en la administración pública de 2800 trabajadores.
 El acuerdo logrado en la reunión con el gobernador Alberto Weretilneck y parte del gabinete comprenderá a los agentes contratados en todos los ministerios y organismos dependientes del Ejecutivo, órganos de control interno y entes autárquicos o descentralizados que ingresen a prestar servicios, incluso, hasta el 31 de diciembre de 2018.
“Estamos frente a uno de los mayores logros del año. El acumulado de lucha es tanto que nos ha permitido en la provincia lograr el más alto nivel de estabilidad en el empleo público de las últimas décadas”, expresó el secretario general de ATE, Rodolfo Aguiar.
“Este 2018 quedará grabado en nuestras memorias como uno de los períodos de mayor avance en materia de derechos laborales. Nos está pasando lo mejor que le puede ocurrir a un dirigente sindical o político y es sentir que nuestro trabajo y esfuerzo logra cambiarle de verdad la vida a miles de familias”, agregó.

Aguiar estuvo acompañado de los secretarios generales de todas las seccionales de la provincia, en tanto que por el Gobierno estuvieron presentes los ministros Luis Di Giácomo (Gobierno), Fabián Zgaib (Salud), Agustín Domingo (Economía) y Mónica Silva (Educación), junto a los secretarios Lucas Pica (Trabajo), Isabel Tipping (Función Pública), Roxana Méndez (SENAF) y el presidente del Ipross, Claudio Di Tella, entre otros.
El acta rubricada entre las partes estipula que la instrumentación del proceso de regularización del personal contratado con tareas permanentes o prestación de medios se llevará a cabo mediante una ley cuyo proyecto será remitido a la legislatura provincial para su tratamiento, estimándose que los respectivos exámenes puedan comenzar a rendirse ya en el primer trimestre del año próximo.
Durante el encuentro con el gobierno ATE se focalizó en las demandas salariales. Si bien no se alcanzaron definiciones, se inició el debate sobre el blanqueo de la última suma de $3500 de aumento y el monto final que tendrá el “bono” o “plus salarial de fin de año” que, por primera vez, percibirán todos los estatales rionegrinos.
El sindicato también planteó diversos temas que se encontraban en agenda, como la falta del personal de servicio de apoyo (PSA) necesario en las escuelas para la implementación del nuevo Manual de Misiones y Funciones de porteros, la deuda millonaria que acumula el IPROSS con los hospitales y el estado de la cobertura médica y social que debe garantizar la obra social, las problemáticas que atraviesa la gestión del FOS, Ley de Choferes y la jerarquización de los empleados de la SENAF, Desarrollo Social y otras áreas de la administración.