ATE en alerta por el posible cierre de oficina de desarrollo social en Roca

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) se declaró en estado de alerta, asamblea permanente y movilización frente a las amenazas solapadas que fueron expresadas por Federico Magnoli, coordinador de los centros de gestión de la cartera en diferentes provincias, sobre el posible cierre del Centro de Referencia de la Secretaría de Desarrollo Social en la ciudad de General Roca.

El funcionario deslizó esta posibilidad en el marco del conflicto con las organizaciones territoriales que integran la CTA Autónoma, que reclaman el cumplimiento de la cartera respecto a ayuda social y asistencia y que mañana serán recibidas en Buenos Aires.

“Lejos de aceptar la sugerencia de cerrar las puertas al público, o de trabajar a puertas cerradas hasta que se solucionen los conflictos con las organizaciones territoriales, como deslizaron los funcionarios, los trabajadores nos reunimos en asamblea y decidimos declararnos desde hoy en estado de asamblea permanente y movilización. Los trabajadores le decimos no al cierre del CDR”, señaló Carlos Goinhex, delegado de ATE en Desarrollo Social de la Nación.

“No solo abandonan el barco sino que definen hundirlo”, señaló por su parte Rodrigo Vicente, secretario general electo, en torno a las amenazas de cerrar las puertas de la sede de Desarrollo Social en Roca como respuesta a las protestas de miles de familias abandonadas por esta cartera y en referencia a la huida de Mirian Saigg, Coordinadora de los Centros de Referencia, quien dejó su cargo sin dar ningún tipo de solución tras incumplir todos los acuerdos.

“Magnoli dejó entrever  a empleados del organismo la posibilidad de cerrar el centro de referencia, una irresponsabilidad total que deja en evidencia la desidia que manejan en la cartera los funcionarios macristas, expresando sin ningún pudor alocadas ideas para infundir temor en los trabajadores y trabajadoras”, completó Vicente.

ATE  demanda así a los funcionarios a que terminen con las amenazas y cumplan con la tarea para la que fueron asignados, que es solucionar los problemas de la gente.