ATE denuncia maniobras expulsivas de profesionales en Belisle

ATE declaró el estado de alerta, asamblea permanente y movilización, y no descarta adoptar medidas de fuerza sorpresivas en el Hospital Área Programa Coronel Belisle de la ciudad del Valle Medio, donde las autoridades sanitarias promueven la expulsión de profesionales de la salud, en un contexto de deficitario de recursos humanos.

“En vez de promover la permanencia de profesionales de la Salud, las autoridades del hospital de Belisle adoptan medidas expulsivas, despojando de los hogares dispuestos por el Estado a los agentes provenientes de otras provincias o localidades”, denunció Víctor Orellana, secretario de Organización de ATE.

A pesar de la intervención de la secretaria de Relaciones Institucionales del Ministerio de Salud de la Provincia, Mercedes Ibero, y de la Coordinadora Provincial de Enfermería, Silvia Neirot, la Directora del Área Programa Daniela Rivas condena al establecimiento a un déficit de recursos humanos que hoy cuenta, sólo, con 28 trabajadores.

La situación en el hospital de Belice se volvió crítica desde hace dos años. Además de las desprolijas maniobras de sus autoridades, ATE denuncia un maltrato generalizado sobre el personal sanitario, que incluye la persecución sindical a aquellos profesionales sindicalizados.

Orellana advierte también, que a choferes y enfermeros se les adeuda el pago de viáticos y horas extras. Y que la dotación de Servicios Generales se encuentra en estado agónico.

En este contexto, el sindicato anticipa el riesgo que implica para la población de la ciudad una situación de este tipo. Y que adoptará las acciones directas necesarias para revertirla.